Archivos para septiembre, 2009

Fotos de la marcha del Sabado

septiembre 8, 2009

2009-09-05 13.35.47

2009-09-05 12.53.30

Karl Marx ( no se de cual generacion) me manda estas dos foto de la marcha del Sabado que fue afortunadamente pacifica

No más Chávez y no más represión

septiembre 4, 2009

nomas

Desafortunadamente, viajare este fin de semana a la boda de un pariente cercano este sábado. Voy a estar volando y cambiando de aviones el viernes lo que no me permite participar en cualquiera de los muchas manifestaciones No Más Chávez en todo el mundo. Obviamente, el sábado estaré lejos de Caracas, así que no asistire tampoco a la marcha local para protestar por la forma en que el gobierno de Chávez ha tratado de intimidar y criminalizar las protestas en Venezuela.

Aunque espero que el Gobierno no reprima la marcha, los acontecimientos recientes no me hacen ser muy optimista al respecto, sobre todo el sábado. El chavismo ha llamado una vez más a manifestaciones paralelas, que estoy seguro de que estarán ahí para distraer y enfrentar.

Yo debo tener acceso a computadoras y correo electrónico, de modo que si alguien tiene fotos de las manifestaciones de mañana en cualquier parte del mundo, estare más que encantado de ponerlas. Sólo diganme en qué ciudad se llevó a cabo la demostración. (Envien las fotos a devilexcrement@gmail.com)

Creo que mi máscara de gas nueva tendrá que esperar …

(Se ha convertido en un tema aburrido, pero el 40% de Venezuela perdió la energía eléctrica el día de hoy, un hecho común en estos días, debido a un problema en la planta de Tacoa. Por supuesto, a los asesores políticos ya están sugiriendo que fue un sabotaje de la oposición y el asunto deben ser investigado)

Rayma sobre el viaje de Chavez a Lybia, Argelia, Bielorusia, Iran, Syria y Rusia

septiembre 3, 2009

BienvenidoPresidente(2)

El Excremento del Diablo por Moises Naim

septiembre 2, 2009

20080804klphishve_8_Ies_SCO

(Juan Pablo Pérez Alfonso, quien popularizó el nombre de excremento del Diablo “, aunque los indios ya llamaban así al petróleo que econtraban cerca de la superficie).

¿ Cómo no voy a imprimir un artículo escrito por Moisés Naim y llamado Nada más y nada menos El Excremento del Diablo?

De alguna manera, me niego a creer que estamos condenados …

El excremento del diablo por Moisés Naim, en Foreign Policy

El petróleo es una maldición. El gas natural, el cobre y los diamantes también son perjudiciales para la salud de un país. Hence, an insight that is as powerful as it is counterintuitive: Poor but resource-rich countries tend to be underdeveloped not despite their hydrocarbon and mineral riches but because of their resource wealth. Por lo tanto, una idea que es tan poderosa como es contraria a la intuición: Los paises pobres pero ricos en recursos tienden a ser subdesarrollado no a pesar de sus riquezas minerales y de hidrocarburos, sino por su riqueza de recursos. De un modo u otro, el petróleo – o el oro o el zinc – te hace pobre. Este hecho es difícil de creer, y las excepciones, como Noruega y los Estados Unidos a menudo se utilizan para argumentar que el petróleo y la prosperidad de hecho si pueden ir juntos.

La rareza de estas excepciones, sin embargo, no sólo confirma la regla, sino que también sirve para aclarar lo que se necesita para evitar la miseria inducidas por las consecuencias de la riqueza sobre la base de recursos naturales: la democracia, la transparencia, e instituciones públicas eficaces que respondan a los ciudadanos. Estas son condiciones previas importantes para los aspectos más técnicos de la receta, incluyendo la necesidad de mantener la estabilidad macroeconómica, la gestión prudente de las finanzas públicas, invertir parte de los beneficios extraordinarios en el extranjero, crear “fondos para un día de lluvia”, diversificar la economía, y garantizar que la moneda local no llegue a tener un precio demasiado alto.

It all sounds sensible, and a recent book edited by Jeffrey Sachs, Joseph Stiglitz, and Macartan Humphreys, Escaping the Resource Curse , synthesizes the consensus about what countries beset by the combination of rich subsoil and poor institutions should do. Todo esto suena razonable, y un libro reciente editado por Jeffrey Sachs, Joseph Stiglitz, y Macartan Humphreys, “Escapando de la maldición de los recursos, sintetiza el consenso sobre lo que los países afectados por la combinación de  subsuelo rico e instituciones pobres, deben hacer. Mientras Brasil, Ghana, y otros  pocos están propensos a convertirse en actores importantes de petróleo por primera vez, proporcionarán raros casos de prueba en la vida real de estas recomendaciones.

Unfortunately, for most underdeveloped countries, the suggested defenses are as utopian as the larger goal they are supposed to help achieve. Desafortunadamente para la mayoría de los países subdesarrollados, las defensas propuestas para evitar el problema son tan utópicas como el objetivo tan amplio que se supone deben ayudar a lograr. Los países que ya tienen todas estas fortalezas institucionales, no tienen que preocuparse. Para los demás, como una enfermedad autoinmune, la maldición socava la capacidad de un país para construir defensas en contra de ella. De hecho, hemos aprendido en los últimos años que el poder concentrado, la corrupción, y la capacidad de los gobiernos de ignorar las necesidades de sus poblaciones hacen que sea difícil hacer lo necesario para resistir la maldición de los recursos.

Juan Pablo Pérez Alfonzo, el ministro de petróleo de Venezuela en la década de los 60 y uno de los fundadores de la OPEP, fue el primero en llamar la atención sobre la maldición del petróleo. El petróleo, dijo, no es oro negro, es el excremento del diablo. Desde entonces, la idea de Pérez Alfonzo ha sido rigurosamente probada – y confirmada – por una serie de economistas y científicos políticos. Se ha documentado, por ejemplo, que desde 1975 las economías de los países ricos en recursos han crecido a un ritmo más lento que los países que no podían depender de la exportación de minerales y materias primas. Y cuando hay crecimiento motorizado por los recursos, rara vez éste produce beneficios a los aspectos sociales.

Un rasgo común de las economías basadas en recursos es que tienden a tener tasas de intercambio que estimulan las importaciones e impedir la exportación de casi todo, excepto sus productos básicos principales. No es que sus dirigentes no se dan cuenta que necesitan diversificar sus economías. De hecho, todos los países con petróleo han invertido masivamente en el desarrollo de otros sectores. Desafortunadamente, pocas de estas inversiones han tenido éxito, en gran parte porque el tipo de cambio impide el crecimiento de la agricultura, la manufactura o el turismo.

Despues está también la intensa volatilidad de los precios de los productos que estos países exportan. En los últimos 24 meses, por ejemplo, el petróleo subió de menos de 80 dólares por barril a 147,27 dólares, luego cayó a 32,40 dólares, y de nuevo subió a 59,87 dólares a mediados de 2009. Estas alzas y bajas cíclicas tienen efectos devastadores. Los auges conducen a exceso de inversión, la toma de riesgos imprudentes, y demasiada deuda. Los periodos malos llevan a crisis bancarias y a recortes presupuestarios draconianos que perjudican a los pobres que dependen de los programas de gobierno. Para empeorar las cosas, los gobiernos frente a una ganancia inesperada de los ingresos se sienten presionados para poner en marcha planes que son más grandes y más complejos de lo que sus burocracias pueden manejar. Inevitablemente, los proyectos demasiado ambiciosos terminan generando pérdidas enormes y con frecuencia son abandonados una vez que los ingresos caen.

Es más, la industria del petróleo es muy concentrada y de capital intensivo. Esto significa que el crecimiento impulsado por el petróleo no crea puestos de trabajo en consonancia con los volúmenes que genera el petróleo en la economía. En muchos de estos países, el petróleo y el gas natural generan más del 80 por ciento de los ingresos del gobierno, aunque estos sectores típicamente emplean menos del 10 por ciento de la fuerza laboral del país. Inevitablemente, esto lleva a la desigualdad de los ingresos.

Quizás aún más importante, la maldición del petróleo también alimenta las malas políticas, y aquí radica su naturaleza autoinmune. Dado que los gobiernos de esos países no necesitan imponer impuestos a la población al acumular  ingresos fiscales gigantes, sus dirigentes pueden permitirse el lujo de no responder y rendir cuentas a los contribuyentes, quienes a su vez tienen a menudo  vínculos tenues y parasitarios con el Estado. Con su inmensa capacidad de asignar los recursos financieros más o menos a voluntad, los gobiernos inevitablemente se vuelven corruptos.

Esto explica por qué los muchos fondos de riqueza soberana, los fondos de estabilización de petróleo, y otras soluciones implementadas por países ricos en recursos para evitar los efectos de la volatilidad, los excesos fiscales, el endeudamiento, la exportación, tipos de cambio de la inhibición, y otros problemas, rara vez han funcionado. Estos fondos son allanados antes de que lleguen los días de lluvia o malgastados en malas inversiones. Casi ningún país exportador de recursos ha sido capaz de evitar que  el tipo de cambio socave la competitividad internacional de sus otros sectores.

Una vez en el poder, los gobiernos ricos en petróleo son mortalemente difíciles de desalojar. Tienden a quedarse por el gasto de sus vastos recursos públicos para comprar o reprimir a sus opositores políticos. . Estadísticamente, es mucho menos probable que un país petrolero autoritario haga la o contransición a la democracia de que lo haga una autocracia pobre. Oil-rich governments spend two to 10 times more on their militaries than countries without oil and are more prone to go to war. Los gobiernos de países ricos en petroleo gastan de dos a 10 veces más en sus fuerzas armadas que los países sin petróleo y son más propensos a ir a la guerra. La mayoría de los países exportadores de petróleo que no cuentan con instituciones fuertes y democráticas antes de comenzar a exportar crudo, inevitablemente, crean un ambiente inhóspito para la democracia.

Una idea prometedora es obligar a las empresas multinacionales a ser más transparentes acerca de sus contratos, inversiones, pagos de impuestos, y sus ingresos en los países pobres. La premisa es que la información más transparente restringirá la capacidad a los políticos que no rinden cuentas a utilizar los recursos nacionales como si fueran propios. No todas las empresas multinacionales son responsables y están dispuestas a jugar con estas reglas, sin embargo, se necesita más que la amenaza de publicar un informe en Internet para detener a una cleptocracia profundamente arraigada de robar.

So, is all hope lost for poor countries with rich natural resources? Entonces, está perdida toda la esperanza para los países pobres que tienen abundantes recursos naturales? No del todo. Chile and Botswana stand out as success stories on continents where the resource curse has otherwise wreaked havoc. Sus experiencias confirman lo que sabemos que se necesita para inocular a un país de la maldición del petróleo. Pero ¿por qué fueron capaces de hacerlo es aún un misterio. Respuestas como “buen liderazgo”, “gobierno fuerte”, e “instituciones fiables” sólo sirven para ocultar nuestra ignorancia. Unlocking the secret of what enabled these two poor countries to successfully lift the resource curse can spare millions from the devil’s excrement. Liberar el secreto de lo que permitio  a estos dos países pobres  acabar con éxito con la maldición de los recursos puede ahorrar millones del excremento del diablo. Pero nadie lo ha hecho todavía.

Financial Times: Los temores sobre Chávez amenazan subasta de petróleo

septiembre 1, 2009

a86ae044-9584-11de-90e0-00144feabdc0

Del Financial Times por Benedict Mander: Los temores sobre Chávez amenaza subasta de petróleo

El futuro de una de las subastas de petróleo más grandes del mundo está en peligro porque el gobierno socialista de Venezuela y las compañías petroleras siguen en desacuerdo en cuanto a como desarrollar un campo petrolero clave.

Las repetidas demoras en la licitación de los derechos de explotación de la Faja del Orinoco – que fue aplazada por tercera vez a finales del mes pasado – reflejan las preocupaciones de los inversores por el riesgo político, costos de financiamiento oneroso y la rentabilidad de los proyectos. Los precios del petróleo más bajos y una economía global que tartamudea sólo agravan el problema.

Las empresas petroleras estatales de Brasil, China Rusia y la India están compitiendo junto a las grandes petroleras como Shell, BP, Chevron, total, Eni y Statoil por el acceso a bloques del campo Carabobo en la Faja del Orinoco, que podrían requerir de una inversión colectiva de entre $ 30 mil millones y $ 50 mil millones (€ 34.5bn, £ 30.6bn) en tres proyectos, y juntos podrían potencialmente producir hasta 1,2 millones de barriles por día.

“Hay un alto nivel de interés. La Faja del Orinoco es demasiado grande para ser ignorada, sin riesgo geológico, y con un enorme potencial “, dijo Rodolfo Guzmán, un consultor de gerencia en Arthur D. Little en Houston. Bajos costos de producción y la falta de alternativas en otras partes del mundo añaden a las atracciones de la Faja del Orinoco.

Pero a pesar de esta ser la primera oportunidad de invertir en las vastas reservas petroleras de Venezuela en más de una década, el entusiasmo ha sido enfriado por una larga lista de preocupaciones.

En la parte superior de la lista están los temores sobre el clima de inestabilidad política en Venezuela y el carácter impredecible del presidente Hugo Chávez promotor de su revolución socialista.

“La seguridad sigue siendo el gran factor X”, dijo Pietro Pitts, , editor de la revista América del Petróleo con sede en Caracas. “Apenas pasa un mes sin que el Gobierno compre otra empresa privada”, dijo, destacando la expropiación de los activos de más de 70 empresas de servicios petroleros de este año.

Las preocupaciones acerca de la santidad de los contratos se profundiza por el hecho de que los tasas impositivos para las compañías petroleras han aumentado cuatro veces desde 2004, mientras que PDVSA, la empresa petrolera estatal venezolana, ha sido negligente en el pago de dividendos a los socios en empresas conjuntas.

Such concerns explain why companies were insisting on having the right to settle contract disputes in international courts, particularly after ExxonMobil and ConocoPhilips saw fit to bring billion-dollar claims against Venezuela after Mr Chávez went on a nationalisation spree in 2007. Estas preocupaciones explican por qué las empresas insisten en tener el derecho de resolver las controversias contractuales en tribunales internacionales, especialmente después que ExxonMobil y ConocoPhillips tuvieron que llevar  demandas de dólares contra a Venezuela después de Chávezrealizó una ola de nacionalización en 2007.

Sin embargo, PDVSA se cree que está reacia a cumplir con las peticiones de estas empresas, argumentando que ello pone en peligro la soberanía nacional – a pesar de que las cláusulas de arbitraje internacional se incluyeron en los contratos firmados con inversionistas de Rusia, un aliado cercano a Venezuela.

Otro grave obstáculo tiene que ver con los rígidos términos  financieros, en particular con las duras condiciones en los mercados de crédito internacionales. A pesar de que sólo se les permita a las compañías un 40 por ciento de participación en cada uno de los proyectos para la subasta, con PDVSA manteniendo el 60 por ciento, se les está pidiendo proveer el 100 por ciento de la financiación.

Las condiciones fiscales son igualmente difíciles de tragar, con el 33 por ciento de tasas de regalías e impuestos extraordinarios que fueron creados recientemente   generando profunda inquietud.

On top of that the projects require high start-up costs, in particular because of the need for complex and expensive refineries known as upgraders necessary to process the tar-like “extra-heavy” oil found in the Orinoco. Además de que los proyectos requieren altos costos de arranque, en particular debido a se necesitan refinerías complejas y caras conocidas como mejoradores que son necesarios para procesar la especie de resina que forma el  “petróleo extra pesado” que se encuentra en el Orinoco.

“As a publicly traded company we need a minimum return on our investment,” said the local head of one of the oil majors bidding, questioning whether this would be feasible under the current terms and market conditions. “Como compañía que cotiza en bolsa es necesario un mínimo de rentabilidad de nuestra inversión”, dijo el jefe local de una de las grandes petroleras que participa en el proceso, preguntándose si esto sería posible en virtud de los términos y las condiciones del mercado.

Como dijo el Sr.  Guzmán: “Para muchas empresas que están aquí, va a ser muy difícil convencer a sus jefes en su casa matriz para poner una oferta seria sobre la mesa.” Dado que PDVSA tendrá el control operativo de los nuevos proyectos, el argumento será aún más difícil de hacer, con muchas empresas insatisfechas con sus actuales empresas conjuntas en Venezuela.

Estas actitudes han generado especulaciones de que la ronda de ofertas podría atraer muy pocas ofertas serias e incluso podría tener que ser suspendido.

Others argued that even if private companies shy away, national oil groups from countries such as China and Russia remain committed. Otros argumentan que, incluso si las empresas privadas evitan paticipar,  grupos nacionales de petróleo de países como China y Rusia seguiran comprometidos.

A representative in Caracas of one of the state oil companies bidding said in spite of the high costs involved, national energy security is the overriding consideration. Un representante en Caracas de una de las compañías petroleras estatales licitando, dijo, que a pesar de los altos costos, la seguridad energética nacional es la consideración principal.

“El proyecto puede requerir una inversión importante, sí, pero dado que no hay riesgos de exploración y que esto podría ser el último proyecto de su tamaño que quedan en el mundo, no podemos darnosel lujo de no participar”.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.