El Excremento del Diablo por Moises Naim

septiembre 2, 2009

20080804klphishve_8_Ies_SCO

(Juan Pablo Pérez Alfonso, quien popularizó el nombre de excremento del Diablo “, aunque los indios ya llamaban así al petróleo que econtraban cerca de la superficie).

¿ Cómo no voy a imprimir un artículo escrito por Moisés Naim y llamado Nada más y nada menos El Excremento del Diablo?

De alguna manera, me niego a creer que estamos condenados …

El excremento del diablo por Moisés Naim, en Foreign Policy

El petróleo es una maldición. El gas natural, el cobre y los diamantes también son perjudiciales para la salud de un país. Hence, an insight that is as powerful as it is counterintuitive: Poor but resource-rich countries tend to be underdeveloped not despite their hydrocarbon and mineral riches but because of their resource wealth. Por lo tanto, una idea que es tan poderosa como es contraria a la intuición: Los paises pobres pero ricos en recursos tienden a ser subdesarrollado no a pesar de sus riquezas minerales y de hidrocarburos, sino por su riqueza de recursos. De un modo u otro, el petróleo – o el oro o el zinc – te hace pobre. Este hecho es difícil de creer, y las excepciones, como Noruega y los Estados Unidos a menudo se utilizan para argumentar que el petróleo y la prosperidad de hecho si pueden ir juntos.

La rareza de estas excepciones, sin embargo, no sólo confirma la regla, sino que también sirve para aclarar lo que se necesita para evitar la miseria inducidas por las consecuencias de la riqueza sobre la base de recursos naturales: la democracia, la transparencia, e instituciones públicas eficaces que respondan a los ciudadanos. Estas son condiciones previas importantes para los aspectos más técnicos de la receta, incluyendo la necesidad de mantener la estabilidad macroeconómica, la gestión prudente de las finanzas públicas, invertir parte de los beneficios extraordinarios en el extranjero, crear “fondos para un día de lluvia”, diversificar la economía, y garantizar que la moneda local no llegue a tener un precio demasiado alto.

It all sounds sensible, and a recent book edited by Jeffrey Sachs, Joseph Stiglitz, and Macartan Humphreys, Escaping the Resource Curse , synthesizes the consensus about what countries beset by the combination of rich subsoil and poor institutions should do. Todo esto suena razonable, y un libro reciente editado por Jeffrey Sachs, Joseph Stiglitz, y Macartan Humphreys, “Escapando de la maldición de los recursos, sintetiza el consenso sobre lo que los países afectados por la combinación de  subsuelo rico e instituciones pobres, deben hacer. Mientras Brasil, Ghana, y otros  pocos están propensos a convertirse en actores importantes de petróleo por primera vez, proporcionarán raros casos de prueba en la vida real de estas recomendaciones.

Unfortunately, for most underdeveloped countries, the suggested defenses are as utopian as the larger goal they are supposed to help achieve. Desafortunadamente para la mayoría de los países subdesarrollados, las defensas propuestas para evitar el problema son tan utópicas como el objetivo tan amplio que se supone deben ayudar a lograr. Los países que ya tienen todas estas fortalezas institucionales, no tienen que preocuparse. Para los demás, como una enfermedad autoinmune, la maldición socava la capacidad de un país para construir defensas en contra de ella. De hecho, hemos aprendido en los últimos años que el poder concentrado, la corrupción, y la capacidad de los gobiernos de ignorar las necesidades de sus poblaciones hacen que sea difícil hacer lo necesario para resistir la maldición de los recursos.

Juan Pablo Pérez Alfonzo, el ministro de petróleo de Venezuela en la década de los 60 y uno de los fundadores de la OPEP, fue el primero en llamar la atención sobre la maldición del petróleo. El petróleo, dijo, no es oro negro, es el excremento del diablo. Desde entonces, la idea de Pérez Alfonzo ha sido rigurosamente probada – y confirmada – por una serie de economistas y científicos políticos. Se ha documentado, por ejemplo, que desde 1975 las economías de los países ricos en recursos han crecido a un ritmo más lento que los países que no podían depender de la exportación de minerales y materias primas. Y cuando hay crecimiento motorizado por los recursos, rara vez éste produce beneficios a los aspectos sociales.

Un rasgo común de las economías basadas en recursos es que tienden a tener tasas de intercambio que estimulan las importaciones e impedir la exportación de casi todo, excepto sus productos básicos principales. No es que sus dirigentes no se dan cuenta que necesitan diversificar sus economías. De hecho, todos los países con petróleo han invertido masivamente en el desarrollo de otros sectores. Desafortunadamente, pocas de estas inversiones han tenido éxito, en gran parte porque el tipo de cambio impide el crecimiento de la agricultura, la manufactura o el turismo.

Despues está también la intensa volatilidad de los precios de los productos que estos países exportan. En los últimos 24 meses, por ejemplo, el petróleo subió de menos de 80 dólares por barril a 147,27 dólares, luego cayó a 32,40 dólares, y de nuevo subió a 59,87 dólares a mediados de 2009. Estas alzas y bajas cíclicas tienen efectos devastadores. Los auges conducen a exceso de inversión, la toma de riesgos imprudentes, y demasiada deuda. Los periodos malos llevan a crisis bancarias y a recortes presupuestarios draconianos que perjudican a los pobres que dependen de los programas de gobierno. Para empeorar las cosas, los gobiernos frente a una ganancia inesperada de los ingresos se sienten presionados para poner en marcha planes que son más grandes y más complejos de lo que sus burocracias pueden manejar. Inevitablemente, los proyectos demasiado ambiciosos terminan generando pérdidas enormes y con frecuencia son abandonados una vez que los ingresos caen.

Es más, la industria del petróleo es muy concentrada y de capital intensivo. Esto significa que el crecimiento impulsado por el petróleo no crea puestos de trabajo en consonancia con los volúmenes que genera el petróleo en la economía. En muchos de estos países, el petróleo y el gas natural generan más del 80 por ciento de los ingresos del gobierno, aunque estos sectores típicamente emplean menos del 10 por ciento de la fuerza laboral del país. Inevitablemente, esto lleva a la desigualdad de los ingresos.

Quizás aún más importante, la maldición del petróleo también alimenta las malas políticas, y aquí radica su naturaleza autoinmune. Dado que los gobiernos de esos países no necesitan imponer impuestos a la población al acumular  ingresos fiscales gigantes, sus dirigentes pueden permitirse el lujo de no responder y rendir cuentas a los contribuyentes, quienes a su vez tienen a menudo  vínculos tenues y parasitarios con el Estado. Con su inmensa capacidad de asignar los recursos financieros más o menos a voluntad, los gobiernos inevitablemente se vuelven corruptos.

Esto explica por qué los muchos fondos de riqueza soberana, los fondos de estabilización de petróleo, y otras soluciones implementadas por países ricos en recursos para evitar los efectos de la volatilidad, los excesos fiscales, el endeudamiento, la exportación, tipos de cambio de la inhibición, y otros problemas, rara vez han funcionado. Estos fondos son allanados antes de que lleguen los días de lluvia o malgastados en malas inversiones. Casi ningún país exportador de recursos ha sido capaz de evitar que  el tipo de cambio socave la competitividad internacional de sus otros sectores.

Una vez en el poder, los gobiernos ricos en petróleo son mortalemente difíciles de desalojar. Tienden a quedarse por el gasto de sus vastos recursos públicos para comprar o reprimir a sus opositores políticos. . Estadísticamente, es mucho menos probable que un país petrolero autoritario haga la o contransición a la democracia de que lo haga una autocracia pobre. Oil-rich governments spend two to 10 times more on their militaries than countries without oil and are more prone to go to war. Los gobiernos de países ricos en petroleo gastan de dos a 10 veces más en sus fuerzas armadas que los países sin petróleo y son más propensos a ir a la guerra. La mayoría de los países exportadores de petróleo que no cuentan con instituciones fuertes y democráticas antes de comenzar a exportar crudo, inevitablemente, crean un ambiente inhóspito para la democracia.

Una idea prometedora es obligar a las empresas multinacionales a ser más transparentes acerca de sus contratos, inversiones, pagos de impuestos, y sus ingresos en los países pobres. La premisa es que la información más transparente restringirá la capacidad a los políticos que no rinden cuentas a utilizar los recursos nacionales como si fueran propios. No todas las empresas multinacionales son responsables y están dispuestas a jugar con estas reglas, sin embargo, se necesita más que la amenaza de publicar un informe en Internet para detener a una cleptocracia profundamente arraigada de robar.

So, is all hope lost for poor countries with rich natural resources? Entonces, está perdida toda la esperanza para los países pobres que tienen abundantes recursos naturales? No del todo. Chile and Botswana stand out as success stories on continents where the resource curse has otherwise wreaked havoc. Sus experiencias confirman lo que sabemos que se necesita para inocular a un país de la maldición del petróleo. Pero ¿por qué fueron capaces de hacerlo es aún un misterio. Respuestas como “buen liderazgo”, “gobierno fuerte”, e “instituciones fiables” sólo sirven para ocultar nuestra ignorancia. Unlocking the secret of what enabled these two poor countries to successfully lift the resource curse can spare millions from the devil’s excrement. Liberar el secreto de lo que permitio  a estos dos países pobres  acabar con éxito con la maldición de los recursos puede ahorrar millones del excremento del diablo. Pero nadie lo ha hecho todavía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: